6 Trucos que funcionaron para aumentar mi creatividad.

Nick Skillicorn preguntó al inicio de una charla de TED sobre la creatividad, quiénes se consideraban creativos. Unos pocos levantaron la mano y luego preguntó: Quiénes desearían ser más creativos. Todos levantaron la mano. La realidad es que todos lo somos.

Queremos ser creativos pero muchas veces enfrascados en la rutina diaria, nos cuesta encender ese bombillo que sentimos se quemó hace mucho tiempo.

Yo me considero una persona que sobre analiza las cosas, a veces más de lo normal, todo el día dando vueltas a los “qué pasará si” o “si hubiese hecho tal”, al final me la paso perdiendo tiempo y energía pensando en el pasado que no puedo cambiar y en el futuro que no puedo controlar.

Últimamente, he entrado en una etapa de mi vida donde mis preocupaciones reales, las que me mantenían dando vueltas en la cama en la madrugada, se silenciaron y descubrí otra parte de mí, la parte creativa que creía no dormida, si no muerta, empezar a hablarme por las noches, mientras tomaba un baño o manejando.

Aunque la verdad cuando voy manejando es algo así:

Empecé a crear. Volví a escribir, me dedique a aprender y absorber todo tipo de información que me complaciera, sin esperar algún tipo de beneficio (económico) a cambio y de pronto las ideas empezaron a fluir.

Una vez ahí, empecé a pensar, ¿Qué cambió en mí? (sí, otra vez pensando en el pasado), y decidí investigar cual fue el gatillo o si existe algún tipo de práctica para alimentar esa creatividad.

Describiré algunas que encontré que pienso poner en práctica y las que pude identificar que significaron un cambio en mí:

1. Dormir más.

Esta es una que es recomendada por diferentes profesionales. Una mente descansada tiene ideas brillantes. Aunque en mí las ideas brillantes emergen con el zumbido del aire acondicionado a las tres de la mañana. Pero si es cierto que una mente descansada es más creativa.

En lo particular descansada de problemas quizá. En lo los últimos meses me he desconectado de los problemas que no puedo controlar y he evitado contacto con personas que considero de personalidad tóxica, como por ejemplo la gente negativa que solo te habla de problemas de toda índole, los cuales insisto, no puedo controlar.

La realidad de muchas de mis noches:

Práctica: dejar por lo menos un día a la semana de ver noticias terribles o timelines de Twitter desastrosos (puedes considerar seguir a un tipo diferente de personas) o tener una lista feliz y solo leer esa por un día. Desintoxícate.

2. Pensar solo en mí.

Algo que siempre he considerado un asesino de la creatividad es el tener que esperar una aprobación de alguien. Todo tu esfuerzo creativo sometido a pasar por un filtro que mata las ideas antes de siquiera verlas en ejecución.

Señal de que tu idea no gustó:

El entusiasmo es parte esencial del cerebro para generar ideas y formarlas. Cuando muy seguido te dicen que NO o peor aún no recibes ningún tipo de feedback, tu entusiasmo va perdiendo puntos. En muchos tipos de trabajo no se espera que des ideas, si no que cumplas una lista de tareas de la A a la Z. Por eso se suelen recibir tantos NO cuando tú crees tener la idea del millón.

Yo soy una persona visual (y un poco infantil) e imagino mi entusiasmo como los puntos de las casas de Harry Potter, cuando alguien le gusta una idea, punto para Gryffindor, cuando alguien desprecia una idea, diez puntos menos y una hora ayudando a Snape en la Mazmorra.

Muchas veces me llené de frustración ante las negativas y jure mirando al infinito no presentar ni una idea más. Pero cuando mi filtro soy yo y no dependo de nadie, el cielo es el límite y el entusiasmo es eterno.

Práctica: Pensar diariamente al menos cinco ideas donde el juez seas solo tú. Así sea algo para hacer en la casa, un dibujo o hasta una receta alocada de cocina. No gastes todo tu potencial creativo en el trabajo. Recuerda anotarlas y tener confianza en ti mismo.

Dato: Usar Google Keep para anotar, tiene versión móvil y web.

3. Hacer ejercicio

Seré sincera, esta no la he intentado, pero en mi defensa, he conseguido las más creativas de las excusas. Sin embargo, James Altucher, autor del libro Choose Yourself, el cual tuve la oportunidad de leer hace poco, tuvo un punto de vista que me pareció acertado y que me hizo tomar la decisión.

Él afirma que cuando recomienda hacer ejercicio, no significa tener los abdominales marcados o correr un maratón, si no salir a caminar al menos 20 minutos al día. “Ningún creativo dijo alguna vez que tuvo suficientes caminatas” escribió James, me pareció una afirmación muy acertada.

Cuando hacemos ejercicios también liberamos endorfinas, que es la misma hormona que segregamos cuando estamos enamorados y nos produce sensación de bienestar. Nada mejor para despertar la creatividad que sentirse complacido.

Práctica: salir a caminar 20 minutos al día y poner el cerebro a trabajar, luego anotar lo que pensaste.

4. Ser una esponja

Investigar, investigar, investigar. Absorber la mayor información posible sobre los temas que te apasionan. Mientras más información tengas, tu cerebro contará con más recursos para generar ideas de calidad.

Por ejemplo, cuando quise escribir sobre la creatividad, leí artículos relacionados en Internet, volví a ojear libros que alguna vez leí y resalté frases al respecto, busque citas famosas, vi infográficos, fotografías, videos y hasta espié algunos foros.

Luego organicé el material y empecé a poner en blanco y negro lo aprendido, sumando claro está, mi experiencia personal que fue la que dio origen a la idea y sin plagiar a nadie.

Práctica: Antes de realizar tu idea, investiga, busca a quién más se le ha ocurrido, como puedes mejorar lo que ya está.

Ejemplo. Si se te ocurre hacer una torta Red Velvet, prueba cinco maneras distintas de hacerla en YouTube antes de hacer la tuya y verás que terminarás con algo original, tu propia receta. (consejo: mientras más chocolate mejor).

5. Medita

Esta es otra recomendación que mencionan constantemente. Yo sinceramente no la he logrado, para mi resulta imposible poner la mente en blanco. Pero desconectarme aunque sea unas horas de las distracciones como el celular o la televisión me han ayudado. Esto por lo general es tarde en la noche o cuando voy manejando un trayecto largo.

Práctica: intenta meditar. Si no lo logras como yo, apaga un rato el teléfono, sal a un parque, camina al perro, anda en bicicleta o vete a pasear en autobús. Recuerda que debe ser un tiempo donde estés solo(a), que permita pensar.

6. Borra los patrones.

Innovar significa hacer cosas nuevas. Elimina de tu cabeza que debe seguirse un procedimiento para hacer todo y ten la mente abierta a otras posibilidades. Las personas más creativas no siguen la regla del “así debería ser” sino que crean algo que sorprende y rompe paradigmas.

Observa, busca la manera de hacerlo diferente y ejecuta. Yo antes pensaba que lunares con rayas no pegaban y alguien se montó en una pasarela con lunares y rayas y ahora, eso dejó de ser una norma. Hasta me dejó de parecer desagradable a la vista.

“Si no pareció absurdo al principio entonces no hay esperanza para esa idea”, dijo Einstein, una de las mentes más brillantes de todos los tiempos.

Podemos juntar patrones y crear algo único solo hay que atreverse. Por ejemplo, escribir una canción, que casi todas cumplen la fórmula: estrofa coro-estrofa-puente-coro, que eso no te limite, deja que la creatividad fluya sin respetar lo que está concebido como la norma.

Práctica: Analiza en tu lista de ideas, cuales planeas hacer acorde a alguna regla e intenta hacerlo distinto. Ojo: siempre y cuando no sea infringiendo alguna ley o metiéndote en problemas.

Puedes intentar hacer alguna de estas prácticas, no deben ser todas a la vez, pero recuerden que el cerebro y su energía creativa necesitan combustible y somos los únicos encargados de mantenerlo trabajando y produciendo, así que ¡a crear¡.

Ah y recuerda COMPARTIR, compartir siempre ayuda a la creatividad.

Las imágenes las tomé de giphy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>