Vestir bien en un ambiente de trabajo creativo

La rutina diaria muchas veces nos hace cometer ciertos errores, uno de ellos es como nos vestimos a la hora de ir trabajar, hay personas que sobresalen por su falta de estilo y otras por su exceso.

Nota del editor: Hoy disfrutamos de la primera colaboración de Alejandra Montes de Oca, una fashion blogger que nos brinda un enfoque de moda que podemos poner en práctica para nuestra vida profesional. Más allá de la moda, la manera en que vestimos nos define ante nuestros clientes y colegas, por lo tanto puede tener un impacto importante en nuestra carrera. Para aquellos que tenemos la libertad de vestir como queramos en nuestro trabajo, es vital que tomemos nota y le saquemos el mejor provecho.

Existen diversos grupos de personas con respecto a este tema. Los “relajados” se colocan el uniforme y están listos para empezar el día, los “preocupados” pierden tiempo tomando decisiones difíciles como qué tacones que van con el outfit y los “despreocupados” (o hipsters) despiertan y se colocan lo primero que ven, así esté en el cesto de la ropa sucia. Para ser justos, a muchos el tema de la moda no se les da muy bien, y es que no todos nacimos con aquella parte del cromosoma X que nos indica qué está bien, qué está mal o qué es un desastre a la hora de vestirse.

De regreso a los básicos

Un pantalón y una camisa de vestir nunca dejarán mal a nadie, no es necesario usar un traje todos los días ni mucho menos re-utilizar el único blazer que tienes para verte bien. Para los hombres, un buen jean (sin manchas, parches u orificios) de color oscuro junto con una camisa de botones con algún estampado (cuadros o rayas) y zapatos de vestir, hace que tengan el balance perfecto entre formal e informal. Para las mujeres, un jean junto con una camisa o blusa unicolor, unos tacones y los accesorios adecuados, siempre irán bien. Si te parece muy informal un jean o tu trabajo no te lo permite, opta por un pantalón de vestir negro.

Menos es más y viceversa

Si trabajas en una empresa pequeña trata de mantener tu outfit simple, una cosa es arreglarte bien y otra arreglarte de más, no puedes aparecer con un esmoquin a un lugar donde todos usan vestuario casual, la forma en que te vistas puede ser un filtro a la comunicación con los demás. También está el otro lado de la moneda, vestirte como si todos los días fueran “viernes casual” cuando no es así, tomar en cuenta lo que el resto de tus compañeros usan para el trabajo puede servirte de guía a la hora de vestirte, solo ten cuidado de no fijarte del hispter de la oficina.

Imitadores de Michael Jackson

Combinar medias blancas con zapatos de vestir puede haber disfrutado de una corta popularidad a mediados de los ’90s, pero hay una buena razón por la cual este combo ha fallado en volver con fuerza: los zapatos de vestir solo se deben usar con medias de vestir de colores oscuros como negras, azules, grises y marrones. Las medias blancas, en contraste, deben reservarse solo para usarlas con zapatos deportivos.

Ya sabemos por qué Kramer no conseguía trabajo (a pesar de su creatividad)

Imitadoras de “Mujer Bonita”

No importa en el tipo trabajo, nadie quiere ver de más en una oficina, así que los escotes pronunciados o las mini faldas están fuera de lugar. Mientras más pequeña sea tu ropa, menos respeto tendrán hacia ti (es poco profesional y lo más probable es que vengan de accesorio unas cuantas enemigas, tanto colegas como clientes). Por otra parte, a nadie le quedan bien las uñas extra largas con escarcha y diamantes falsos. No lo hagas.

El punto de exclamación

Los accesorios son necesarios tanto para hombres y mujeres, puede ser algo tan sencillo como un anillo de grado que demuestre profesionalidad o tu collar de la suerte, te pueden dar confianza y hacer tu que tu jefe o cliente note tu seguridad. Pero cuidado con usar accesorios de más o aquellos que no quedan bien con nada, como un collar de caracoles o un sombrero fedora, los accesorios pueden ser tu signo de exclamación o de interrogación, solo debes escogerlos adecuadamente.

Solo recuerda la regla de los Workaholics: un solo Fedora por grupo

Sé tú mismo

Debes adaptar tu look a los códigos de la empresa donde trabajes, manteniendo siempre tu propia identidad dándole un toque personal a tu uniforme o a tu típico vestuario de oficina. Lo más importante es que te sientas cómodo, la manera es que te vistes puede cambiar la manera en que piensas y como te sientes contigo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>