5 pasos para convertirte en un buen cliente

Ya sabemos cuales son las ventajas de ser un buen cliente, pero no tenemos idea por donde empezar. Tal vez hay mil maneras de lograrlo, pero comencemos por lo básico.

1. Paga a tiempo

Puede ser obvio, pero a veces pareciera que nadie lo sabe. Un proveedor bien pagado es un proveedor feliz. A veces cuando brindamos un servicio estamos intercambiando tiempo, investigación, dedicación y experiencia  a cambio de solo un monto de dinero. Ser cliente es fácil: tienes el dinero, contratas el servicio y pagas. No debería haber una ruptura de esa simple ecuación, a menos de que no se tenga el dinero. Si es ese el caso, ni debes iniciar el negocio. Las empresas de servicio, por más que no lo lleven de manera formal, suelen tener un asterisco imaginario al lado del nombre de los clientes que causan problemas a la hora de desenfundar la pila de billetes. Tratemos de estar en la lista libre de asteriscos.

Música paga si suena.

2. Se amable

Esto va dedicado a todas las personas en general. Dicen que lo cortés no quita lo valiente. De hecho no quita nada. Tener clientes es importante, pero a veces un trato inaceptable puede marcar el fin de una buena relación de negocios. Por eso es importante valorar un proveedor que sea bueno en su trabajo y a la vez confiable. Aunque parezca estar de más el consejo, es posible que al estar del lado que financia el proyecto, uno se olvide que todo fluye mejor en un ambiente de respeto y armonía.

3. Libertad creativa

Esta condición no se aplica a todos los trabajos, pero es muy importante que al momento de contratar a una persona se confíe en sus habilidades. Esta confianza va a permitir que pueda trabajar con libertad y entregar lo mejor. En algunos casos, como por ejemplo al contratar un diseñador, es preferible buscar bien hasta encontrar uno con un estilo compatible con el trabajo que se quiere realizar. Esto puede garantizar que a la final ambas partes queden contentas con el trabajo.

Este es tu cerebro en su tiempo libre.

4. Organízate

No hay nada peor que trabajar para alguien que no sabe lo que está haciendo. Los mejores profesionales valoran su tiempo al máximo, por lo tanto es importante no desperdiciarlo. La mejor recomendación es de tener bien claras las metas antes de solicitar un servicio. Mejor aun, tener las metas priorizadas te permitirá sacar el máximo provecho de una sesión de trabajo o reunión con tu proveedor experto. La valoración de su tiempo será siempre bien recompensada con un esfuerzo adicional en sus servicios.

5. Buena comunicación

Hay veces en que el cliente es muy bueno, el proyecto es interesante y todos empiezan con gran emoción. Una semana más tarde, el cliente no responde ese email clave para el avance del proyecto. ¿Suena familiar? A todos nos ha pasado, pero rara vez hacemos algo para evitarlo. Por eso es importante en las reuniones iniciales definir cuales son las vías de comunicación predilectas y cuales son los mejores horarios. Algunos prefieren las llamadas, otros preferimos los emails. Lo importante en este caso es encontrar un canal con el que todos estemos cómodos. En la mayoría de los casos, el proveedor será flexible y se adaptará a la comodidad del cliente, siempre y cuando se le haga saber desde un principio.

Era más sencillo cuando solo teníamos un teléfono (pesado) en nuestra casa.

En conclusión, para obtener los beneficios de un buen cliente no se requiere un gran esfuerzo. Simplemente hay que estar atento a algunos detalles clave y siempre demostrar la mayor seriedad posible en todos los proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>