Aumenta tus conocimientos con mentalidad de negocios

Cuando se aplica a un nuevo empleo, uno de los mayores miedos es de ser contratado para realizar un trabajo que se nos escape de las manos. Pero cuando se es un profesional independiente, esas fuertes ganas de hacer negocios pueden llevarnos a aceptar nuevos retos sin tener todo fríamente calculado.

Esos momentos en los que la mentalidad de negocios prevalece son aquellos donde nos comprometemos a cumplir con lo desconocido. Suena peligroso, pero la experiencia me ha enseñado que esas son las situaciones donde uno se ve obligado a llenar la bolsa de trucos con nuevos y frescos conocimientos.

¿Por qué ocurre este fenómeno?

Las personas que solicitan un nuevo puesto de trabajo temen que el día que sean contratados se les asigne una tarea que no logren resolver y sean expuestos como un fracaso o posiblemente despedidos del puesto. Los profesionales independientes por lo general no contamos con ese miedo. No quiero insinuar que seamos capaces de resolver problemas que nadie más pueda, pero sí sabemos que contamos con una red de amigos profesionales que nos pueden tender la mano. Ya sea para una ayuda amistosa o para subcontratar sus servicios, tenemos esa carta bajo la manga que nos quita el miedo a nuevos retos. En mi experiencia personal esa confianza que nos generan nuestros aliados me ha ayudado a aceptar nuevos proyectos de los cuales nunca me imaginaba afrontar. Lo curioso es que la mayor parte del tiempo, mi mentalidad de negocios me obliga a intentar asumir los retos por mi propia cuenta antes de cantar por esa pequeña ayuda de mis amigos. Aún más curioso, por lo general termino aprendiendo nuevas habilidades y cumpliendo con mis clientes.

Mentalidad de negocios para todos

De esta experiencia no quiero simplemente celebrar las oportunidades que tienen los profesionales independientes, arriesgados y con buenos amigos. De lo contrario, pienso que esta puede ser una buena práctica para todas las personas que quieren ponerle el acelerador a su conquista de nuevas habilidades. Ya seamos freelancers, empleados o estudiantes, la actitud que tomemos puede marcar la diferencia. Mi receta personal y recomendación es seguir estos simples pasos:

  • Siempre asumir retos profesionales sin temer lo desconocido. En los casos de mayor duda, nunca está de más googlear ese reto y ver si hay material en la web que te pueda ayudar a tomar el camino.
  • Ampliar tu red profesional. Nuestros amigos y conocidos a veces no se relacionan a nuestra línea de trabajo, así que siempre es importante tener conexiones con profesionales de nuestra propia industria.
  • Intentar hacerlo tu mismo. Para nada sugiero entregarle al cliente un trabajo que aún no logras dominar, pero nada cuesta intentar aprender antes de tocar la puerta de nuestros amigos expertos.

Sigue esos 3 consejos y siempre ten la meta de que tu lista de conocimientos vaya sumando fuerza. Si tienes una cuarta recomendación, estaría dispuesto a probarla por el bien del conocimiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>